Tradicionalmente, además de ser usado como adorno, el eucaliptus se utiliza por sus propiedades antisépticas, especialmente de las vías respiratorias. Pero especies de eucaliptus existen muchísimas, con propiedades terapéuticas distintas y muy interesantes.

Los eucaliptus son árboles majestuosos, originarios de Australia y Tasmania. Por su belleza, propiedades, usos y su enorme adaptabilidad, podemos encontrarlos en prácticamente todo el mundo. Pertenecen a la familia de las Mirtáceas y están descritas aproximadamente unas 700 especies distintas de eucaliptus.

En la península ibérica encontramos dos especies:
– Eucaliptus blanco (Eucalyptus globulus),que abunda en Galicia y zona cantábrica. También llamado eucaliptus común o azul, aunque este nombre se presta a confusión, debido a que el eucaliptus azul es la denominación común de otra especie, el Eucalyptus citriodora

– Eucaliptus rojo (Eucalyptus camaldulensis), que se encuentra en zonas más interiores de la península.

 

Si son árboles de origen australiano, ¿por qué son tan comunes en la Península Ibérica?

Entraron en la Península hacia el 1800, por su valor ornamental, pero rápidamente se apreció su rápido crecimiento y su extraordinaria capacidad para eliminar la humedad de las zonas pantanosas. A finales del 1900 las plantaciones de eucaliptus acaparan gran parte del territorio en algunas zonas de la península, donde se utilizan principalmente para madera y fabricación de papel.
Esta enorme capacidad suya de captación de agua y de crecimiento rápido las convierte a su vez en especies “agresivas” para el medio ambiente, debido a que la mayoría de especies autóctonas no pueden competir con los eucaliptus.

El eucaliptus en Aromaterapia  

Los aceites esenciales de eucaliptus que se utilizan en Aromaterapia pertenecen a diferentes especies y cada uno de ellos tiene particularidades distintas, aunque comparten muchas características. En este post hablaremos de tres:

  • Eucalyptus globulus
  • Eucalyptus radiata
  • Eucalyptus citriodora

Eucaliptus blanco o común (Eucalyptus globulus) es el más conocido, el más abundante y de precio más económico.

Posee propiedades expectorantes y antisépticas (desinfectantes) especialmente eficaces sobre el aparato respiratorio, debido a que es un aceite esencial que se elimina básicamente por vía pulmonar. Actúa de forma directa sobre el epitelio pulmonar, provocando un aumento de las secreciones bronquiales.

El componente mayoritario en el aceite esencial de esta especie es el eucaliptol o cineol (1,8 cineol), pero también encontramos flavonoides, ácidos fenólicos y compuestos terpenoides aromáticos, entre otros.

Eucalyptus radiata: al igual que el E.globulus también presenta actividad expectorante y antiséptica sobre el aparato bronquial, pero se diferencian en que el E. radiata es un aceite esencial algo más seguro (a nivel tóxico). Ambos aceites esenciales son comunmente utilizados para tratar resfriados, gripes, bronquitis…

Eucaliptus azul (Eucalyptus citriodora), también conocido como eucalipto limón por su aroma cítrico, posee importantes propiedades antiinflamatorias, antireumáticas e hipotensoras. El aroma de este eucaliptus es completamente diferente al globulus, y su efecto terapéutico también.

Este es un aceite esencial que permite, en algunos casos, ser usado al 100% sin diluir, sobretodo en casos donde se utilice como antiinflamatorio.

Los principios activos mayoritarios son el citronelal, un aldehído terpénico y el citronelol, un alcohol terpénico. Los aceites esenciales, en general, poseen importantes propiedades desinfectantes y antimicrobianas, en algunos casos potentísimas. Los aceites esenciales de eucaliptus poseen además función fungicida, utilizándose también para mitigar micosis cutáneas como por ejemplo el pie de atleta y las cándidas.

Al igual que para el resto de aceites esenciales, es importantísimo utilizar las concentraciones y frecuencia de uso adecuadas, ya que la gran cantidad de principios activos que poseen las pueden convertir en sustancias peligrosas si se abusa; sobre todo hay que extremar la precaución con su uso en niños.

¿Cómo utilizar el aceite esencial de eucaliptus?

  • Para los problemas del aparato respiratorio, idealmente en difusión, inhalando el aceite esencial disperso en el ambiente, a baja concentración y durante períodos de tiempo no muy largos: durante el proceso de la gripe o el resfriado, por ejemplo.

Si se utiliza un difusor, es recomendable seguir los consejos de los fabricantes de cada modelo, ya que existen multitud de difusores diferentes, con capacidades distintas.

  • Si se pretende utilizar sobre la piel, se debe diluir en un aceite vegetal, normalmente a una concentración entre el 2 y el 3% (con la excepción del citriodora que podría usarse sin diluir). La equivalencia sería:
    para cada 20 ml. de aceite vegetal añadimos 10 gotas de aceite esencial.

El uso de la Aromaterapia, además de ser un placer para nuestro cerebro y el sentido del olfato, puede aportar un gran beneficio para nuestra salud, pero para ello es necesario no olvidar que es una TERAPIA en sí misma, con sus indicaciones y contraindicaciones (no substitutiva de un tratamiento médico en caso de que éste esté prescrito). Por ello debe ser tratada con conocimiento y respeto.

Marifé López
Bióloga. Profesora de técnicas manuales y Aromaterapia en Espai Manual

Curso de Aromaterapia

 

2 Comments

  • Amando Juan
    Posted 23/01/2020 3:28 pm 0Likes

    Hola. M’ha semblat un escrit molt útil. L’he trobat entenedor i complet. Malgrat que faig servir alguns olis essencials, desconeixia totalment les diferències entre les espècies d’eucaliptus així com els seus efectes terapèutics.

    Gràcies.

    • EspaiManual
      Posted 29/01/2020 5:52 pm 0Likes

      Gràcies a tu Amando, pel teu comentari. Ens alegra molt que t’hagi agradat i sobretot que us sigui útil.

Deja un comentario