Sentirse relajado, espaciado, expandido, liberado, con libertad de movimientos, sensación que todo el cuerpo fluye, sentir el cuerpo en su conjunto, harmonioso…estas son varias de las sensaciones percibidas y descritas por las personas justo después de haber recibido un Masaje Tailandés.

¿A quién no le gustaría sentirse así?  Tras esas magnificas sensaciones hay un gran trabajo y estudio, que empezó a desarrollarse hace más de 2500 años por Jivakha Komaraphat (Pho Shivako), médico ayurvédico, creador del masaje tailandés.

El masaje tailandés considera al ser humano como un ser holístico, formado por cuerpo físico, energético y mental.

La energía fluye en el cuerpo a través de unos canales energéticos, denominados “Sen”. Existen unos 72.000 canales, de éstos 10 son considerados como principales en la Medicina Tradicional Tailandesa y el bloqueo de uno de ellos puede generar, con el tiempo, dolores físicos.  El masaje es uno de los instrumentos que se usa para tratar de prevenir bloqueos energéticos y liberarlos.

Mural de líneas energéticas, templo de What Pho (Bangkok, Tailandia)

El masaje Tailandés usa y combina una gran variedad de movimientos, estiramientos y presiones sobre el cuerpo físico de la persona para conseguir el bienestar general.

Los principales beneficios que nos aporta recibir un masaje Tailandés son:

  • Favorece la elasticidad de los músculos, ligamentos y tendones, previniendo futuras lesiones.
  • Mejora la movilidad de las articulaciones.
  • Mejora la circulación sanguínea, linfática y energética.
  • Disminuye la sensación de ansiedad y estrés.
  • Mejora la postura corporal.
  • Favorece el buen funcionamiento del sistema nervioso, respiratorio, digestivo.
  • Aporta sensación de bienestar físico, mental y energético.

Estatua de masaje Tailandés en el jardín de Wat Pho (Bangkok, Tailandia)

El masaje Tailandés, es un masaje recomendado para todas las edades y personas, ya que la diversidad de movimientos y posiciones hacen que pueda adaptarse a las cualidades físicas y necesidades de la persona.

Está contraindicado recibir un masaje cuando se padece, cáncer, enfermedades agudas, osteoporosis, estados febriles con presencia de infecciones, descompensación cardiovascular, arterioesclerosis, tromboflebitis…ante cualquier duda consultar al médico.

Equilibrado, harmonioso, sereno, con energía, conexión entre cuerpo mente… son algunas de las sensaciones que se perciben tras realizar un masaje tailandés de forma correcta, manteniendo el equilibrio entre cuerpo, mente y respiración.

Con las posturas adecuadas, equilibradas, generando el movimiento a partir del abdomen se consigue una mayor capacidad de control del cuerpo, equilibrio y estabilidad.

La respiración, consciente, profunda y abdominal, coordinada con el movimiento ayuda a la serenidad, vitalidad, claridad mental y reduce la fatiga.

Para la realización de un masaje tailandés es importante tener una buena técnica, que nos permita mantener un estado de concentración y atención para así evitar fatigarnos física, mental y energéticamente.

Este masaje es especial y único por los beneficios que ofrece a ambas partes, tanto a nivel físico, como energético y mental.

Xavi Sans
Profesor de Masaje Tradicional Tailandés

Deja un comentario