Los que seguís nuestro blog, ya sabéis que hemos difundido diferentes artículos sobre Drenaje Linfático Manual, dando a conocer sus distintas aplicaciones y beneficios que su aplicación conlleva. El último que hemos publicado con el título “Drenaje Linfático Manual. Una técnica que influye sobre diferentes sistemas corporales”, explica cómo a través del drenaje linfático podemos mejorar, no sólo nuestro sistema linfático e inmunológico, sino también el sistema nervioso, muscular y/o sanguíneo.
En este artículo no vamos a seguir enumerando los beneficios de esta maravillosa técnica, sino que vamos a hablaros de los orígenes del Drenaje Linfático Manual y sobre todo, dar un poco más de visibilidad a su creador, el doctor Emil Vodder.
En libros de medicina antigua, Hipócrates ya se refería a la linfa, y a los conductos por donde circulaba, como “sangre blanca” por su aspecto lechoso.  Aristóteles hacía referencia en sus escritos a “estructuras que contienen en su interior un líquido incoloro”. Pero el estudio macroscópico del Sistema Linfático fue evolucionando con el paso del tiempo y realizando grandes hallazgos, como el que descubrió Jean Pecquet (1624 – 1674), una importante estructura linfática a la que le dio su nombre “cisterna de Pecquet”.

Pero todavía faltaba descubrir lo más importante… Cómo se movía esta linfa y cuáles eran los flujos linfáticos.

Emil Vodder (Copenhague 20 de febrero de 1896 – 17 de febrero de 1986), era Dr. En Historia del Arte y también fisioterapeuta, entre otros estudios. Cursó estudios de biología y medicina, pero no los pudo completar por problemas de salud.
Emil, junto a su mujer Estrid, trabajaron durante cierto tiempo en un balneario de la Riviera francesa, donde pudieron observar que muchos de sus pacientes, la mayoría ingleses (clima frío y húmedo), presentaban inflamaciones en los ganglios del cuello.

Fue a partir de ese punto, por su afán de ayudar a los demás y su propia inquietud, cuando comenzó a relacionar la inflamación de dichos ganglios con las patologías respiratorias crónicas que observaba en sus pacientes y buscar, de manera intuitiva, un método con el cuál, trabajando superficialmente sobre la piel del cuello, ayudara a movilizar la linfa y por consiguiente a disminuir la inflamación ganglionar.

Los resultados obtenidos le llevaron a desarrollar está técnica y a ampliarla, llegando a trabajar todo el cuerpo. Observó cómo los resultados a nivel del sistema nervioso e inmunitario eran espectaculares y sobre todo comprobó cómo mejoraba el drenaje de los tejidos, facilitando el buen funcionamiento general de todo el organismo.

A sus investigaciones aplicó la ley biológica de Arndt-Shult:
“Pequeños estímulos actúan potenciando, grandes estímulos actúan paralizando”. Este principio impera en gran medida en el concepto básico de la técnica del Drenaje Linfático Manual: movimientos suaves y superficiales consiguen efectos a nivel profundo. Si utilizamos mucha fuerza en esta técnica, se paraliza el efecto.

En 1936, en París, presenta en público su método y obtiene un gran reconocimiento, lo que le abrirá la puerta a la posterior difusión del Drenaje Linfático.
En un principio, el campo de la estética aprovecha este método revolucionario para el cuidado de la piel, pero poco a poco se van encontrando aplicaciones en el ámbito médico.

Estalla la II Guerra Mundial en 1939 y el Dr. Vodder vuelve a su país y funda la primera Clínica y Escuela de Drenaje Linfático. La técnica había ido dándose a conocer y en las décadas de los 50 y 60 el Dr. Vodder es invitado a dar conferencias por diferentes países de Europa, convirtiéndose en Maestro de otros profesionales de la salud que dedicarán su vida al Drenaje Linfático.

Actualmente, la técnica del Drenaje Linfático Manual se aplica en diferentes campos de la medicina y es un método de masaje terapéutico que forma parte de la pauta de tratamiento de los linfedemas. En el campo estético continua siendo un método puntero en el cuidado de la piel y la única técnica manual específica para incidir sobre el sistema linfático y el tejido intersticial.

Desde 1936 ha cosechado grandes logros y le auguramos muchos más.
Gracias, Dr. Vodder, por su increíble aportación.

Bibliografía: Dra. Adora Fernández/Conxita Lozano. Drenaje Linfático Manual, método original Dr. Vodder

Arseni Sánchez y Marifé López
Espai Manual

 

Deja un comentario