Una buena manera de utilizar la Aromaterapia es crear y utilizar tus aromas con aceites esenciales para ambientar los espacios en los que pasas horas. Así crearás un ambiente agradable y a la vez terapéutico.

Actualmente puedes encontrar muchísimos aromas diferentes para ambientar cualquier lugar: tu casa, el coche, el lavabo, los zapatos…
Y también montones de aromas que podemos llevar encima: el suavizante de tu ropa, el champú, cremas, maquillaje, perfumes ….
Estamos inmersos en un mundo “aromático” sintético, y es placentero, sí, pero…. ¿es saludable?

La Aromaterapia utiliza aceites esenciales, unas substancias naturales obtenidas a partir de plantas, con las que puedes ambientar cualquier lugar y a ti misma/o consiguiendo a la vez un efecto terapéutico.
En este artículo te mostraré una sencillísima manera de aromatizar un espacio, con materiales naturales que puedes conseguir fácilmente.
Existen muchísimos aceites esenciales, cada uno de ellos con un aroma y unas propiedades diferentes, por ello, elegir un aceite esencial para su uso, requiere poseer conocimientos sobre éstos, como pasaría en cualquier otra disciplina.
En caso de utilizar un aceite esencial para poner en tu piel, hay que extremar las precauciones y elegir aquellos mejor indicados y sin contraindicaciones para la aplicación cutánea (eso dependerá del aceite esencial, del tipo de piel, del objetivo para el que lo uses, de la dilución, de las horas del día e incluso de la estación del año, entre otros parámetros).

En el ejemplo que te mostraré a continuación, elijo una esencia muy segura para usar como ambientador, sin contraindicaciones, a menos  que el aroma os resulte desagradable, claro! En ese caso mejor cambiar de aceite esencial.
Sólo necesito limones frescos, un horno, esencia de limón y un poco de tiempo.

Corta rodajas de limón, aproximadamente de 1 cm. y colócalas en la rejilla del horno.

 

Con el horno a unos 60-70ºC y ligeramente abierto para evitar que se cuezan, déjalas el tiempo suficiente para que se sequen, probablemente un día o dos, pero no es necesario que el horno esté continuamente encendido, después de un rato encendido, apágalo y deja que el calor que queda continúe secando las rodajas. Repite este proceso, hasta comprobar que se hayan secado.
También podríamos hacer este proceso al sol, si es fuerte, sin necesidad de horno.

 

Una vez estén ya bastante secas, déjalas a temperatura ambiente unos días para que acaben de deshidratarse bien.
Ahora estarán listas para ponerlas en un recipiente abierto (idealmente de vidrio, barro o madera) en el lugar que quieras aromatizar, rociándolas con unas cuantas gotitas de esencia de limón (5 o 6 gotitas debería ser suficiente). Cada dos o tres días puedes renovar el aroma añadiendo unas gotitas más. Y ya está listo tu ambientador de limón.

La esencia de limón aportará un aroma fresco y dulce, a la vez que actuará como desinfectante. También es una esencia con propiedades digestivas, que puede ayudar a mitigar las nauseas. En Aromaterapia se utiliza esta esencia para ayudar a pensar con claridad, aportar luz y alegría.
Como ambientador es un gran acierto, pero no sería la esencia indicada para aplicar sobre la piel, por mucho que te encante el aroma, ya que es fotosensibilizante, es decir, puede reaccionar con el sol.

Si además adornas con otros materiales como canela en rama, trozos de madera, anís estrellado, especias como el clavo, etc., conseguirás un ambientador totalmente natural.

¡Espero que te guste!

Marifé López
Bióloga y profesora de Aromaterapia y Técnicas Manuales en Espai Manual

3 Comments

  • Marisel
    Posted 04/06/2019 5:50 pm 0Likes

    Gracias por tu aporte. Todo lo natural me atrae.

  • Jaime
    Posted 04/06/2019 6:41 pm 0Likes

    Muy bueno lo pondré en practica

  • Silvia
    Posted 06/06/2019 6:27 am 0Likes

    Q buena idea y que facil!! Ademas el olor a limon da energia y ademas limpia. Muchas gracias!!

Deja un comentario